Viajar y tener experiencias nos hace mucho más felices que comprar bienes materiales, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Cornell.

La investigación encabezada por Thomas Gilovich, profesor de Psicología en la Universidad de Cornell reveló que los niveles de felicidad de personas que piensan en compras “experienciales” inminentes, como viajes o entradas para conciertos, son más altos que aquellos que planean gastar dinero en cosas.

El estudio explica que esto se debe a que las personas imaginan experiencias futuras de formas más abstractas y pueden hacerlas parecer más significativas y más gratificantes. Por ello, anticipar las experiencias puede otorgar mayores beneficios sociales, haciendo que las personas se sientan más conectadas y más felices en general al comentarlas con otros.

Otro aspecto que aborda el documento es este tipo de experiencias te brindan el máximo provecho de su dinero debido a que ofrecen mayor satisfacción en retrospectiva.

La investigación, que se publicó en la revista Psychological Science, ofrece información importante para los consumidores que están tratando de “decidir la combinación correcta de material y consumo experiencial para maximizar el bienestar”.

Anteriormente, Gilovich y sus colegas habían descubierto que las personas disfrutan más de la experiencia retrospectiva de sus compras experienciales que de las compras de materiales.

Este 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Felicidad, fecha instituida por la Asamblea de las Naciones Unidas desde el año 2013.

Así que ya lo sabes, invertir en un viaje de estudios te dará mayor felicidad y satisfacción más prolongada que hacerlo en cualquier otra cosa, además del crecimiento profesional y personal que te aporta.